w hotel

Interior design:
United Design Partnership

Photography
José Hevia

Place
Barcelona, Spain

Al final del paseo de la Barceloneta, al borde mismo del mar, se yergue el majestuoso W Hotel, una colosal figura con forma de vela de 99 metros de altura. 

Así, en diálogo constante con el entorno natural donde se enclava, fue como lo concibió su arquitecto, Ricardo Bofill, y a este mismo entorno se remitieron los responsables de su diseño interior: “Nuestra inspiración surgió a partir del tema del cielo y el mar de día y de noche. El hotel se beneficia de una panorámica icónica de estos dos elementos, que se unen al borde de una de las ciudades más vibrantes del mundo”.

Dos elementos vivos que experimentan infinitas metamorfosis dependiendo del momento del día, tal y como quiso plasmar el estudio londinense United Design Architects en la zona lounge del hotel. Tal como explican, “queríamos reflejar estos bellos colores, naturales y cambiantes, y al mismo tiempo recuperar la rica historia marítima de Barcelona y su reputación como ciudad sociable y festiva”.

Azul, rosa, púrpura, naranja e índigo se vierten sobre las pantallas de las paredes que reproducen un fondo marino donde los corales sueñan pulpos, caballitos de mar y peces luna. No sólo la paleta de color contribuye a crear esta sensación de profundidad oceánica; también las formas orgánicas del mobiliario evocan la plasticidad y el colorido de un arrecife, desde las mesitas transparentes que parecen flotar en la corriente como medusas a las lámparas que recuerdan a corales tubulares o las alfombras que despliegan sus colores como gorgonias.

En medio de todo ello, destacan los columpios Nautica, con su estructura de rattan ondulante que se inspira en el reflejo del sol sobre las olas y que a ratos se asemeja también a algas cimbreantes que se agitan al ritmo de las mareas. En palabras de los diseñadores: “Una invitación a divertirse con su movimiento y su diseño”. Un diseño del estudio valenciano MUT Design que rebosa plasticidad en un espacio que nunca deja de fluir, donde materiales, texturas y colores conviven en perfecta simbiosis como los habitantes del arrecife.

Interior design:
United Design Partnership

Photography
José Hevia

Place
Barcelona, Spain

Al final del paseo de la Barceloneta, al borde mismo del mar, se yergue el majestuoso W Hotel, una colosal figura con forma de vela de 99 metros de altura. 

Así, en diálogo constante con el entorno natural donde se enclava, fue como lo concibió su arquitecto, Ricardo Bofill, y a este mismo entorno se remitieron los responsables de su diseño interior: “Nuestra inspiración surgió a partir del tema del cielo y el mar de día y de noche. El hotel se beneficia de una panorámica icónica de estos dos elementos, que se unen al borde de una de las ciudades más vibrantes del mundo”.

Dos elementos vivos que experimentan infinitas metamorfosis dependiendo del momento del día, tal y como quiso plasmar el estudio londinense United Design Architects en la zona lounge del hotel. Tal como explican, “queríamos reflejar estos bellos colores, naturales y cambiantes, y al mismo tiempo recuperar la rica historia marítima de Barcelona y su reputación como ciudad sociable y festiva”.

Azul, rosa, púrpura, naranja e índigo se vierten sobre las pantallas de las paredes que reproducen un fondo marino donde los corales sueñan pulpos, caballitos de mar y peces luna. No sólo la paleta de color contribuye a crear esta sensación de profundidad oceánica; también las formas orgánicas del mobiliario evocan la plasticidad y el colorido de un arrecife, desde las mesitas transparentes que parecen flotar en la corriente como medusas a las lámparas que recuerdan a corales tubulares o las alfombras que despliegan sus colores como gorgonias.

En medio de todo ello, destacan los columpios Nautica, con su estructura de rattan ondulante que se inspira en el reflejo del sol sobre las olas y que a ratos se asemeja también a algas cimbreantes que se agitan al ritmo de las mareas. En palabras de los diseñadores: “Una invitación a divertirse con su movimiento y su diseño”. Un diseño del estudio valenciano MUT Design que rebosa plasticidad en un espacio que nunca deja de fluir, donde materiales, texturas y colores conviven en perfecta simbiosis como los habitantes del arrecife.

Por favor, gira tu dispositivo