private residences

 

Para muchos está nuestra casa y la casa en la que soñamos vivir, dos conceptos a menudo tan alejados que podríamos afirmar sin equivocarnos que una y otra se encuentran en universos paralelos. Contemplamos con admiración y algo de envidia las residencias de aquellos afortunados que han podido mimar el proceso global de diseño, construcción e interiorismo hasta el último detalle, para obtener, ellos sí, la casa de sus sueños.

En esta sección, nos asomamos a las viviendas, como se asomaría un niño al escaparate de una tienda de chucherías: con ojos golosos y con el deseo de pasar al interior para verlo todo de cerca. E incluso tocar si nos dejan. Mirar no sacia el hambre, pero de algún modo, satisface. Como nos satisface ver nuestras piezas integradas en proyectos de interiorismo tan exquisitos como los que hemos seleccionado para este catálogo.

 

 

Al menos podemos decir que nosotros contribuimos a materializar sueños, ya que producimos los muebles de esas casas con las que muchos sueñan. Y eso es todo un privilegio. Calderón de la Barca dijo que “la vida es sueño y los sueños, sueños son”. No siempre, por suerte, como evidenciamos aquí.
Bienvenidos a las casas del otro lado del espejo.

 

 

Al menos podemos decir que nosotros contribuimos a materializar sueños, ya que producimos los muebles de esas casas con las que muchos sueñan. Y eso es todo un privilegio. Calderón de la Barca dijo que “la vida es sueño y los sueños, sueños son”. No siempre, por suerte, como evidenciamos aquí.
Bienvenidos a las casas del otro lado del espejo.

 

Para muchos está nuestra casa y la casa en la que soñamos vivir, dos conceptos a menudo tan alejados que podríamos afirmar sin equivocarnos que una y otra se encuentran en universos paralelos. Contemplamos con admiración y algo de envidia las residencias de aquellos afortunados que han podido mimar el proceso global de diseño, construcción e interiorismo hasta el último detalle, para obtener, ellos sí, la casa de sus sueños.

En esta sección, nos asomamos a las viviendas, como se asomaría un niño al escaparate de una tienda de chucherías: con ojos golosos y con el deseo de pasar al interior para verlo todo de cerca. E incluso tocar si nos dejan. Mirar no sacia el hambre, pero de algún modo, satisface. Como nos satisface ver nuestras piezas integradas en proyectos de interiorismo tan exquisitos como los que hemos seleccionado para este catálogo.

Por favor, gira tu dispositivo